Tengo miedo

Cuanto más se adentra Guy de Maupassant en lo fantástico, más avanza en lo irreal y más abraza la realidad, su propia realidad, pues cada vez más sus cuentos están compuestos de observaciones hechas sobre sí mismo. Con una lucidez prodigiosa, este cerebro que se licuaba lentamente notaba todo, desde los primeros fenómenos de autoscopia externa (desdoblamiento) hasta los grandes delirios; no es él quien va hacia lo horrible, es lo horrible que camina hacia él.

Tengo miedo nos relata la historia de Raymon y su miedo a la soledad. Tal miedo llegará a crear en su cabeza (¿en su cabeza?) la figura fantasmal de algo o alguien que la atormenta. ¿Producto de su imaginación? ¿un espectro? ¿alucinaciones?

El relato fue ofrecido de nuevo el 17 de mayo de 1999 en la etapa de Historias bajo el título Miedo cerval.

Comentarios