Sesión ouija

Es de noche y el viento sopla fuerte. Los árboles se agitan violentos y la cabaña parece un refugio diminuto y frágil bajo la tormenta. Un grupo de amigos se reúnen allí, quieren pasar un fin de semana divertido y deciden jugar. Pero a veces los juegos pueden ser peligrosos. Pueden ser fatales.

Una leyenda dice que en aquel bosque habita una niña, una niña abandonada que trae la desgracia a aquel que la encuentra y trata de calmar sus llantos. A veces es difícil encontrarla por eso hay que invocar a las oscuras fuerzas del más allá para traerla hasta aquí. Parece un juego, es solo un tablero y un vaso. La puerta que comunica este mundo con el otro, está entreabierta y es mejor dejarla así aunque hay algunos que deciden entrar.

Comentarios