Una carretera iluminada por la luna

"Soy un hombre de lo más desafortunado. Rico, respetado, bastante bien educado y de buena salud. El hogar familiar se encontraba a unas cuantas millas de Nashville, en Tennessee, en una vivienda amplia, irregularmente construida, sin ningún orden arquitectónico definido, y algo apartada de la carretera, con un parque de árboles y arbustos. En la época a la que me refiero yo tenía diecinueve años y estudiaba en Yale. Un día recibí un telegrama de mi padre tan urgente que, obedeciendo a su inexplicada solicitud, partí inmediatamente con dirección a casa. En la estación de ferrocarril de Nashville, un pariente lejano me esperaba para poner en mi conocimiento la razón de la llamada: mi madre había sido asesinada; el móvil y el autor nadie los conocía."

Así da comienzo esta historia de miedo y misterio escrita por Ambrose Bierce. Un relato que viaja entre dos mundos: el de los vivos y el de los muertos.

Comentarios

Publicar un comentario