La noche del cazador

Estamos en plena Gran Depresión. Ben Harper es un padre de familia asediado por la pobreza que, desesperado, atraca un banco. Huye a su casa con el botín y justo antes de ser apresado le pide a John y Pearl, sus hijos pequeños, que lo escondan a las espaldas de su atribulada madre, Willa. Ben compartirá presidio con Harry Powell, un presunto predicador que consigue sonsacarle el secreto antes de que lo ejecuten. Una vez liberado, Powell se dirige al humilde hogar de los Harper dispuesto a hacerse con el tesoro.

Davis Grubbs (1919-1970) no pasó a la historia de la literatura como un escritor de renombre. Dedicó la mayor parte de su carrera a las adaptaciones de radio, televisión o cine, escribiendo varias novelas y relatos cortos. El más famoso de sus libros fue La noche del cazador, publicado en 1953.

Dos años después fue guionizada para el cine a seis manos por el legendario actor inglés Charles Laughton, ganador del Óscar, que se encargó de dirigirla; el prestigioso guionista James Agee, guionista de La reina de África y ganador del premio Pulitzer; además de la colaboración del propio Grubb.

Se concibió como una película independiente de bajo presupuesto en la que trabajarían con libertad grandes talentos de la industria, como Stanley Cortez, un mago de la fotografía en blanco y negro que había colaborado con Orson Welles o el compositor Walter Schumann. El protagonista sería la polémica estrella de Hollywood Robert Mitchum, actor de carácter especializado en tipos duros que aceptó de inmediato interpretar al demoníaco Harry Powell, consciente de que se encontraba ante el papel de su vida.

Hoy el film se considera una obra maestra, pero en su época fue un sonoro fracaso de taquilla. Laughton no volvió a ponerse tras las cámaras y la crítica se cebó con ella; sin embargo, fue muy apreciada en Europa, sobre todo en Francia, donde fue elevada instantáneamente a la categoría de clásico.

Comentarios