Bienvenido a Ciudad Jiménez

En Ciudad Jiménez a los que guardan silencio se les castiga. Y a los chivatos, también. En Ciudad Jiménez los oídos de don Candelario Quintana, un poderoso y respetado narcotraficante, están en todas partes.

Jaime Uribe, un tímido profesor de Filosofía español, llega a la ciudad invitado por su amigo y catedrático de Literatura, el profesor mexicano Elmer Ortega, para dar una conferencia en su universidad. Lo que Uribe no se imagina es que pronto se topará con unas imponentes botas de piel de serpiente, tan características de los norteños. Son las botas de Lino Esparza.

Lino Esparza, mano derecha de don Candelario Quintana, tiene una propuesta importante que hacerle. El profesor Uribe no tiene más remedio que acompañarle y acudir a un table, una sala de fiestas, donde le espera el capo mexicano. Éste no acepta un "no" por respuesta: en Ciudad Jiménez dicen que cuando don Candelario Quintana estornuda, al resto de la raza le da cáncer.

Quintana le pide un favor: necesita que ayude a su hijo adolescente a aprobar el examen de filosofía. El profesor Uribe no tiene más remedio que aceptar. Lo que comienza siendo un inocente gesto de ayuda de profesor a alumno se convierte en toda una peligrosa aventura. Bienvenido a Ciudad Jiménez, profesor Uribe.

Comentarios