El discípulo del diablo

Un condenado por asesinato redacta una insólita confesión dirigida a un antiguo amigo, ahora fiscal en la ciudad de Tokio. El hombre hace balance de aquella tóxica relación que envenenó su mente ingenua e inocente y lo transformó el auténtico discípulo del diablo. Un amor cruel, adicciones peligrosas y casualidades fatales son los explosivos ingredientes de un cóctel retorcido y fascinante cuyo desenlace sorprenderá incluso a su propio protagonista.

Su autor, el vizconde Shiro Hamao nació en Tokio en 1896 en el seno de una prestigiosa familia del Japón moderno. Desarrolló una intensa labor investigadora sobre las raíces psicológicas del crimen, un interés que posteriormente se reflejaría en sus obras. Debutó en 1929 en la revista Shin-Seinen con ¿Fue él quién los mató? y El discípulo del diablo, cosechando un gran éxito entre los lectores que le animó a continuar su carrera literaria. Falleció el 29 de octubre de 1935 a causa de una hemorragia cerebral. En tan solo seis años y con una producción más bien escasa, Shiro Hamao logró dejar una huella indeleble en el género negro japonés.

Comentarios