Llámame Cande

Lino Esparza sigue haciendo negocios con la coca a espaldas de su jefe, don Candelario Quintana. Quiere convertirse en el nuevo gran narco de Ciudad Jiménez y jubilar a Quintana.

El profesor Uribe ha sido invitado al téibol Viva Zapata. Don Candelario quiere agradecerle que haya ayudado a su hijo a aprobar el examen de filosofía. Las copas de tequila, las rayas de coca y las mujeres semidesnudas van fluyendo por las mesas del Viva Zapata. Uribe, por no ofender a don Candelario y a su séquito, acepta todo lo que le ofrecen.

«Mejor 5 años como un rey que 50 como jornalero», éste es el leit motiv del narco. No dudará en ser inmoral, violento e, incluso, asesino para poder mantener su imperio del narcotráfico.

Comentarios