Negra y Criminal: Otra vuelta de tuerca

Llega al condado de Essex una joven institutriz. Su cometido será el de estar al cuidado de dos niños huérfanos que viven en una vieja mansión. Nuestra protagonista es la encargada de sustituir a la señorita Jessel, la anterior institutriz que murió en extrañas circunstancias. La señora Grose, el ama de llaves, recibe a la institutriz y la guía por las estancias de la casa.

Todo pinta bien: la casa es estupenda, los niños, Miles y Flora, son simpáticos, el entorno es insuperable. Pero el idilio comienza a torcerse: Miles ha sido expulsado del colegio, dicen que no es un buen ejemplo para sus compañeros. La institutriz comienza a escuchar ruidos extraños. El tío de los niños no pasa por casa prácticamente. Los niños demuestran cada día más su inteligencia, parecían casi adultos.

Un extraño hombre aparece en la torre. ¿Que está pasando? ¿Qué ocultan esos niños?

Comentarios