La mosca sabia y Mi entierro

Leopoldo Alas, Clarín

Este cuento fantástico-existencial es una de las mejores obras de Leopoldo Alas, Clarín, extraordinario narrador decimonónico que nos conduce en este título a una biblioteca en donde reside una mosca cultivada que tanto recita a Shakespeare como lee en griego a los clásicos helenos, entre ellos Homero.

Mezclando fantasía, fábula y humor, Clarín nos invita a penetrar en el sancta sanctorum del científico Eufrasio Macrocéfalo, y, con unas descripciones cautivadoras, conocer a una mosca añosa y parlanchina, miope, coja, nerviosa y políglota.

Un díptero devorador de libros, quijotesco y un tanto frustrado, que encuentra el amor ciego en el encuentro casual con una mosca bellísima de brillantes colores (su dulcinea) que termina siendo una mosca vomitoria.

Este inteligente y original relato de interés creciente derrocha imaginación y, en consonancia con el calificativo del animal protagonista, erudición, abordando de forma admirable la diferencia entre idealismo y realidad, entre sabiduría y sentimiento, significando el provecho individual de la cultura y la ciencia, o la necesidad de desaprender lo superfluo.

El cuento puede ser visto también como un brillante proceso creativo con el poder evocador de la fantasía para configurar alegorías existenciales, y mejor si es desde cómodas mecedoras cercanas a braseros y ubicadas en herméticas estancias repletas de libros de toda condición.

También se incluye la narración de Mi entierro, relato en la que la figura del narrador y sus cambios de perspectiva (de la locura a la cordura) nos permiten entender el cuento, sin destruir su apertura, tan innovadora en el contexto del cuento decimonónico.

Comentarios

  1. Ya lo escuché y es genial, tanto el cuento como la lectura

    ResponderEliminar

Publicar un comentario